• marketing60773

El Empire State Building. De la eficiencia energética a la eficiencia para la salud humana.

Tras la crisis del COVID-19 este último año, la construcción y el diseño han pasado a dar una mayor importancia al enfoque de diseño basado en la salud y el bienestar humano. Los edificios y, más concretamente los espacios interiores, están siendo el foco de atención de una nueva era de la domótica.


En los años anteriores, las energías renovables y los proyectos de sostenibilidad copaban las iniciativas de los países a nivel mundial; derivada de una creciente preocupación sobre el cambio climático y la búsqueda de modelos verdes para ciudades. Buen ejemplo de ello fue la renovación del emblemático edificio Empire State de Nueva York. Un plan de mejoras sustentables que se inició en 2008 y que se centró en la energía, el manejo de deshechos y el uso responsable de los recursos naturales.

“La implantación de un plan de eficiencia energética en el emblemático rascacielos con el que se ha conseguido reducir en 105.000 toneladas las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el equivalente a unos 20.000 vehículos, y ahorrar más de un 40% de energía.”

Fuente: EuropaPress


Actualmente, el sector de la construcción sigue innovando para “construir mejor” en relación a nuevos materiales y tecnologías que permitan construir edificios más eficientes.


Anthony Malkin, propietario del rascacielos de Nueva York: “lo que funciona para el Empire State Building puede funcionar en cualquier sitio”. Desde esta exitosa experiencia, cabe aplicar el ahorro que supondría para las empresas y los gobiernos implementar medidas de domótica orientadas a mejorar la salud y reducir la contaminación en centros urbanos.




El coste de la salud, además de su vertiente moral; es un coste directamente relacionado con nuestra economía. Innovar para reducir las enfermedades en espacios interiores (empresas, hogares y edificios públicos) mejora la eficiencia de las personas en su desempeño laboral y vital diario; además de suponer un mayor ahorro de costes relacionados con ingresos hospitalarios. La salud y la economía, no son una dicotomía; deben ir juntas para construir un modelo social y económico más saludable.


Más sobre domótica para edificios TALES180º

6 vistas0 comentarios